Desaparecen las Colaboradoras Médicas en Madrid

La calculada incertidumbre en la que desde hace cerca de una década se mantenía esta forma de prestación del servicio público de salud, en la Comunidad de Madrid, se acaba.

Las tres colaboradoras médicas que persistían en el sector, desaparecen con el año 2008, como hace cinco años se disolvió la más importante que ha existido y que correspondía a Telefónica.

Las empresas que venían persiguiendo llegar a esta solución desde hace tiempo, junto con la incompetencia de las administraciones públicas, nos sitúan a los trabajadores, ante la pérdida de un nuevo derecho.

Si la sanidad y durante los últimos 50 años, ha venido funcionando de una manera aceptable y a un coste económico razonable, nos vamos a encontrar a la vuelta de la esquina, que es cara y además de peor calidad.

Mención especial merecen las formas en que se produce la comunicación del cese. Con tan sólo quince días de antelación, en plenas fiestas, sin ninguna orientación para enfermos crónicos, para pruebas clínicas ya confirmadas, sin contemplar un período mínimo de acoplamiento, vamos una vergüenza. Por toda indicación, que se acuda al Centro de Salud más próximo.