Firmado el Acuerdo para externalizar el complemento de pensión para los trabajadores del Banco Santander

Tal y como era de prever se ha firmado el Acuerdo para externalizar el complemento de pensión para los trabajadores del Banco Santander.

Se ha suscrito por la totalidad de la representación sindical, tras el Acuerdo al que ya habían llegado previamente CCOO, UGT y FITC.

Textualmente se expresa que afecta exclusivamente al personal con ingreso en el banco con antigüedad anterior al 8 de marzo de 1980 y que se encuentre en activo en la Entidad a la fecha de efectos de la póliza de seguro que se contratará.

Esta situación viene a concretar algo que no por desagradable, no debería sorprender a nadie en el colectivo de prejubilados y jubilados.

Para los más de 20.000 trabajadores que hemos perdido nuestro puesto de trabajo en los últimos 15 años, este hecho, no nos supone modificación alguna de nuestros ingresos actuales y futuros.

Y nos estamos refiriendo tanto a los trabajadores actualmente prejubilados, como a los ya jubilados que vienen cobrando complemento de pensión y a los que no cobran nada, que somos la mayoría.

A estas conclusiones nos lleva la experiencia de lo sucedido en todas y cada una de las entidades financieras que hasta ahora han procedido a la externalización de este derecho de los trabajadores, con una excepción producida hace ya más de 12 años en el caso de la CAIXA y motivada por una Sentencia favorable del Tribunal Supremo.

Este mismo Tribunal y en reiteradas sentencias ha alegado la excepcionalidad del caso CAIXA por la existencia de un Reglamento específico, para sentenciar siempre a partir de entonces en contra de los trabajadores reclamantes y especificar que el derecho de complemento de pensión, es una expectativa de derecho que solo se materializa en el caso de que el trabajador acceda a la jubilación encontrándose en situación de trabajador activo.

Por otro lado, existe igualmente jurisprudencia firme y reiterada en el sentido de que los contratos de prejubilación son rescisión de contrato de trabajo, ya que no se trata de una suspensión temporal del mismo, sino que es definitiva y que acaba directamente con el trabajador pasando a la situación de jubilado.

En este sentido se pronuncia el informe jurídico del Abogado de la Asociación, persona más que experimentada en el tema de los complementos de pensión.

Dicho todo lo anterior, tenemos que manifestar nuestra opinión de que esta situación se ha dado cuando la Empresa ha decidido, en la forma que le ha interesado, sin coste alguna para sus arcas y creemos que con beneficios adicionales para ella.

Sus razones para actuar así en estos momentos creemos que se deben fundamentalmente a hechos que todos conocemos. Después de cuatro años de la actual crisis y tras defender las Autoridades que el sistema financiero español gozaba de una salud excelente, en los últimos meses se ha reconocido públicamente que aproximadamente la mitad del mismo se encontraba quebrado, con unas pérdidas incontroladas y que han abordado con la entrega de ingentes cantidades de dinero público.

El Banco con Santander que en la actual fotografía del mapa bancario sale muy favorecido, tiene en estos momentos un especial interés en alejar su imagen lo más posible de la parte más podrida del sistema y una forma de avanzar en ese sentido, puede ser la de limpiar su Balance de compromisos futuros de difícil explicación en el contexto actual.

Terminamos señalando, que no es ahora cuando perdemos esas expectativas de derecho, sino que este doloroso camino ya comenzamos a recorrerlo hace 32 años cuando admitimos la discriminación para los compañeros de nuevo ingreso, así como en los sucesivos Convenios que nos fueron dando pequeños bocados, para culminar en los contratos de prejubilación donde aceptábamos el cambio de este derecho por lo que en ellos se especifica.

Pero es que además, todos conocimos lo sucedido en 2006, cuando igualmente a iniciativa del Banco de creó el Fondo de Pensiones de Empleo, con aportaciones anuales de 600 euros y sólo exclusivamente para los trabajadores entonces en activo. Y es más, y para que a nadie le diese una hemorragia de felicidad ya se especificaba claramente que la cantidad que cada uno acumulase en este fondo, en el momento de la jubilación se le restaría de su complemento de pensión. Situación ésta que se vuelve a repetir ahora.

Son los que durante estos últimos lustros han alimentado falsas esperanzas, los que ahora deberían responder ante ellas.

Y nada más, reiteramos que ahora y como hemos venido haciendo en los diez años de nuestra existencia como Asociación de prejubilados y jubilados, seguiremos defendiendo los intereses de nuestros colectivos desde la honradez y la firmeza necesarias, pero sin engaños y desde luego sin levantar falsas esperanzas.

Con el convencimiento de la difícil situación que atravesamos y de que los ataques a nuestros derechos no van a cesar, os decimos que sólo organizadamente podremos estar en situación de defender con posibilidades lo que sin duda nos van a tratar de arrebatar.