PARQUES NACIONALES A PARQUES DE ATRACCIONES

Parques Nacionales o parques de atracciones.

 Si tomamos como referencia las encuestas del CIS, la protección medioambiental no está ni muchos menos entre las mayores preocupaciones de los españoles. Podría ser comprensible en una situación de crisis económica, pero en etapas de relativa bonanza tampoco los datos reflejaban una excesiva inquietud por esta cuestión.

En las últimas semanas los medios de comunicación han sido más generosos con las noticias relacionadas con la conservación de la naturaleza, por la amenaza que se cierra sobre el 1% del territorio de nuestro país: los Parques Nacionales- Los espacios protegidos más valiosos que poseemos, que hayan sido gestionados bajo un modelo eficaz y consensuado, pueden desmoronarse por la presión de los intereses privados.

La conservación de la naturaleza tiene un valor incalculable que no se contabiliza en los balances económicos. Cuando algún irresponsable manifiesta que los requisitos ambientales no pueden frenar el crecimiento de un país, está demostrando se incapacidad para lograr un modelo productivo basado en un uso racional de los recursos naturales y solidario con las generaciones futuras. Los Parques Nacionales no son parques de atracciones sino la mayor expresión del respeto y administración del hombre por la naturaleza y su biodiversidad. La disminución de su protección o la permisividad de usos para los que no fueron concebidos, es un paso atrás que vuelve a favorecer a unos pocos y nos perjudica a todos.

Noviembre 2014