Situación de Nuestro Colectivo

A LOS PREJUBILADOS Y JUBILADOS DEL SECTOR FINANCIERO

A nadie se nos escapa que los prejubilados en general somos un colectivo que no está reconocido ni como trabajadores activos ni como parados, y que tenemos unos problemas específicos que no son contemplados desde instancias políticas, económicas o sociales, y apenas desde las sindicales. También, que formamos un grupo heterogéneo donde las condiciones de cese como trabajadores en la vida activa de nuestras compañías son tan diferentes como las siglas de las empresas que se han acogido a esta forma de despidos y reconversiones encubiertos, para reforzar su cuenta de resultados y canjear trabajadores fijos con unos derechos laborales consolidados, por otros compañeros con condiciones socio-laborales en precario.

Queremos dejar constancia ante la opinión pública, política y mediática de que los trabajadores nos hemos prejubilado por una decisión empresarial o política, provocada en muchos casos por fuertes presiones y amenazas de pérdidas de nuestros derechos adquiridos y deterioro de las condiciones de trabajo; de que hemos sido apartados del sistema productivo del país por la única razón de tener 50 ó más años de edad, negándosenos el derecho al desarrollo profesional e intelectual en el ámbito laboral, lo cual nos ha acarreado, en muchas ocasiones, consecuencias graves en lo personal, familiar o social: Una sociedad que se permite ignorar y menospreciar el capital humano, intelectual, profesional y la experiencia de decenas de miles de trabajadores es una sociedad enferma o, cuando menos, equivocada que, sin duda, pagará en un futuro estas actuaciones.

También queremos denunciar que estamos indefensos ante las decisiones de las Administraciones Públicas, ya que los prejubilados no tienen ninguna representatividad ni referente jurídico, siendo penalizados por acciones y omisiones políticas e índices económicos; perdiendo un porcentaje importantísimo de nuestro poder adquisitivo, que supera, en muchos casos, el 50% de la asignación concertada en la fecha de la baja.

Ante esta situación y coincidiendo en muchos de esos problemas y situaciones con los jubilados, y tratando de dar a nuestras reivindicaciones la mayor eficacia posible en el logro de objetivos concretos, un grupo de jubilados y prejubilados de Banca queremos agrupar al mayor número de compañeros posible, independientemente de su afiliación sindical o política, para constituir una asociación de prejubilad@s y jubilad@s del sector financiero que estudie y ponga de manifiesto nuestra problemática, tome postura ante el mundo globalizado que nos ha tocado vivir, y haga llegar a organismos y organizaciones nuestras peticiones: proyectos de ley, tratamiento fiscal, revisión del contrato de prejubilación con nuestras empresas, etcétera.

Para poder hacer oír nuestra voz y llevar a cabo esas acciones e iniciativas es necesario que constituyamos una organización fuerte, y ello es imposible sin el concurso de todos; por eso os pedimos desde aquí que os unáis, trabajéis y contactéis con cuantos compañeros prejubilados y jubilados conozcáis porque:

ORGANIZAD@S PODEMOS